Medio Ambiente

[España] Madrid: bloque anarquista contra el cambio climático

>> Plaza del Museo Reina Sofía, Madrid

El cambio climático es producto de la sociedad industrial nacida, hace dos siglos, en Europa e impuesta violentamente al resto del mundo. En los últimos años, la mayoría de las personas que sufren de depresión, de hambre, de hambre, de tormentas violentas, de extinción de millones de especies, han sido dos siglos de envenenamiento continuo por nocividades de todo tipo que han traído consecuencias devastadoras: deforestación, desertificación, sequías, inundaciones, hambre, tormentas violentas, extinción de millones de especies … Ante esta situación hay muchos que buscan una solución.

–  Las soluciones estatistas y de izquierda: reformas que sólo llevan a una intensificación de la miseria más allá de lo que podemos imaginar. Las soluciones de los izquierdistas no sólo no critican a la sociedad industrial, sino que la colocan en un lugar privilegiado en todo proceso de cambio. Cualquier solución para el cambio climático tiene que surgir de sus tecnologías, cuando vimos que fue el desarrollo de las tecnologías industriales o complejas las causantes del cambio climático, es la fuga más allá de la lógica de la ideología del progreso. Creando la ilusión de que existen atajos tecnológicos sin tener en cuenta la raíz de las causas del cambio climático: principalmente la emisión de gases de efecto invernadero. Una de estas “soluciones” tecnológicas es la manipulación del clima mediante la geoingeniería que propone grandes riesgos para los ecosistemas, ya que se basa en un consumo excesivo de tierra, aguas y otros elementos naturales que algunos se empeñan en llamar recursos. Los que ven la solución en la tecnología no dejan de andar a ciegas: los transgénicos acabar con el hambre del mundo … las energías verdes con la contaminación … todo eso para que el sistema tecnocientífico siga funcionando pero aumentando la miseria de aquellos que tenemos que sobrevivir en él . En el caso de los Estados Unidos, la mayoría de los países de la Unión Europea, Es una maniobra de distracción. Reducir las emisiones quiere decir aumentar la cantidad de gases pero de forma más lenta. El clima cambia en función de la cantidad de carbono o metano, y no de las emisiones anuales, en la atmósfera; por lo que disminuir las emisiones sigue provocando el cambio climático.

–  El capitalismo verde, el control social y la aceptación de las condiciones de vida: La crisis climática no destruirá el capitalismo, no nos enfrentamos a un colapso, sino a una reestructuración de las condiciones de vida. El capitalismo industrial se está adaptando al final de la existencia de los combustibles fósiles y siguiendo su lógica de eficiencia y eficacia se ha vuelto verde y ecológico promoviendo y desarrollando energías alternativas para que el mundo pueda seguir funcionando tal y como es ahora, las llamadas energías verdes perpetúan la existencia del capitalismo, y más, no existen las energías verdes y / o limpias en la sociedad industrial. Las energías verdes siguen provocando la devastación desde la energía solar, cuyos paneles solares compuestos de silicio (cuya extracción envenena las zonas cercanas a la mina con consecuencias devastadoras en la vida de quienes pueblan las zonas cercanas) hasta la energía eólica con cuyos materiales ocurre exactamente el mismo . No hay nada verde en la sociedad industrial, la producción de coches (o cualquier otro artefacto industrial) ecológico crea cientos de nocividades desde la extracción de los materiales que lo forman, la energía necesaria para su funcionamiento, hasta el proceso de fabricación del mismo, por no hablar de las relaciones sociales que todo ello genera. El mundo verde, de las energías verdes nos llevará a la misma pesadilla que produjo la “revolución verde” del siglo pasado.

Ante la devastación que está provocando el cambio climático, el Capitalismo está desarrollando medidas de control social, ya que serán millones los que huyen de los lugares en que el cambio climático convertirá en inhabitable. Europa ya se está protegiendo con numerosas medidas: desde fronteras militarizadas, medidas estrictas de seguridad interna, vigilancia biométrica, pruebas de ADN y un largo etc. Todo esto destinado al control y la represión de aquellos que no tienen lugar en la fortaleza europea y aquellos de sus habitantes que se rebelan contra las condiciones de vida impuestas. Es entonces necesario atacar la raíz del problema: la organización industrial del mundo, la sociedad tecnocientífica y su mundo sin delegar ni a nada ni a nadie. Sólo así podremos acabar con una catástrofe que ya está en curso.

Fuente:  https://contramadriz.espivblogs.net/2018/09/04/bloque-anarquista-contra-el-cambio-climatico-8-de-septiembre/

¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Total: 0 Promedio: 0]